jueves, 14 de febrero de 2013

jabón de cáñamo


Cómo hacer jabón de cáñamo en casa



Es posible que el jabón sea un artículo trivial y de uso diario, pero el proceso de hacerlo es una lección de química en sí mismo. El jabón es un salino o compuesto formado por la reacción de un ácido y un alcalino. En la fabricación del jabón, el aceite (ácido graso) proporciona una parte de esta reacción, y la sosa cáustica (un fuerte alcalino) hace el resto. La reacción entre el aceite y la lejía cáustica se conoce como la saponificación, siendo “sapo” la palabra del Latín para “jabón”. Existen varios y diversos aceites utilizados en la fabricación del jabón, cada uno con su propio conjunto de propiedades. El aceite de cáñamo es conocido por ser un hidratante intensivo, así como por sus propiedades protectoras y regenerativas.

Técnicas para hacer jabón casero


Los jabones de cáñamo caseros son fáciles de hacer y muy gratificantes © Punkin 3.14)
Hay varias formas de hacer jabón en casa: los procedimientos más comunes son los procesos en frío y el método de fundido y vertido. De estos dos, el de fundido y vertido es el más simple con diferencia, ya que implica utilizar jabones comprados previamente que luego se deshacen, se mezclan con nuevos aceites y aromas y después se vierten en otros moldes para que endurezcan y se formen de nuevo.
Sin embargo, los jabones de cáñamo prefabricados son difíciles de encontrar todavía, a pesar de la proliferación en los últimos años de productos de cáñamo para el cuidado de la piel. Por lo tanto, los métodos que permiten mayor flexibilidad con la elección de los ingredientes son más adecuados para fabricar jabón de cáñamo, y aquí es donde el proceso en frío se desarrolla.
Deben tomarse precauciones en todo momento para garantizar la seguridad.
Al seguir esta receta, es importante advertir que se necesitan algunos productos químicos altamente peligrosos, siendo el más notable la lejía cáustica (también conocida como sosa cáustica). Es esencial tomar las medidas de seguridad correctamente, incluyendo el uso de guantes, gafas y ropa de manga larga para evitar quemaduras alcalinas. La zona de trabajo debe estar limpia y seca, y los utensilios que se utilicen deben estar hechos de cerámica, acero o plástico de buena calidad resistente al calor. Todos los químicos peligrosos deben estar correctamente etiquetados y almacenados en un lugar seguro cuando no se usen. La mayoría de los materiales los podremos econtrar en casa o en una ferretería.

UTENSILIOS


Material para la fabricación de jabón © Punkin 3.14)
Guantes de goma, latex o similar
Gafas protectoras
Un peso de cocina ( debe ser precisa)
Una cocina o cualquier otra fuente de calor
Una cazuela grande anti-adherente
Una jarra de 2/3 de litro o un bol para batir (x2)
Un tarro o una taza alta con tapa que cierre bien de 2/3 de litro
Una cuchara de mango largo para remover
Molde de Jabón
Termómetro
Batidora eléctrica
Cucharas /tazas medidoras
Bandejas pequeñas o cubos para almacenar los ingredientes
Batidores, cucharas, espátulas, paños, servilletas
Para mezclar los productos químicos se debe usar siempre acero inoxidable, cerámica o plástico resistente al calor. Una vez que todo el material esté revisado y preparado, y que la zona de trabajo esté limpia, se podrá trabajar con los ingredientes de una forma segura. A pesar de conocerse como el proceso “frío”, algunas fases de la receta requieren el uso de una fuente de calor, así que la cocina será el lugar obvio para trabajar. Esto es lo que necesitaremos:

INGREDIENTES

Lejía- NaOH (sosa cáustica) o KOH (potasio- más comunmente usado para jabones cremosos o líquidos)
Agua (preferiblemente destilada)
Aceites/ manteca (para más información leer debajo)
Aromas / aceites esenciales
Tinte, natural o sintético

Combinación de aceites y medidas

La elección de los aceites es la clave para la fabricación de un jabón de buena calidad. Las grasas duras, como la manteca de cerdo o el aceite de palma, aportan una base estable y de larga duración al jabón, asegurando así que cuaje y endurezca correctamente. Los aceites de ricino o coco son esenciales para un efecto jabonoso, y el de oliva, girasol o canola, aportan un efecto de hidratación y suavidad. Existe una cuarta categoría de aceites informalmente conocida entre los fabricantes de jabón, como super- hidratantes o simplemente “de lujo”. El aceite de cáñamo encaja perfectamente dentro de esta cuarta categoría, debido a sus intensas propiedades suavizantes y penetrantes.
Se podría fabricar jabón simplemente con uno o dos tipos de aceites, pero experimentar con diferentes proporciones para obtener resultados diversos es inmensamente gratificante. Con una proporción del 30% de aceites grasos, un 25% de jabonosos, un 35% de hidratantes y un 10% de super-hidratantes, se consideraría una buena base para un jabón de buena calidad, aunque estos porcentajes pueden modificarse de innumerables maneras.
Normalmente es preferible limitar el uso de un aceite denso como el del cáñamo a un 15%, ya que se corre el riesgo de una mayor untuosidad y un rápido deterioro del producto, aunque algunas recetas pueden funcionar muy bien con unas proporciones ligeramente altas. Se puede hallar aquí una fuente excelente de las propiedades de la fabricación de estos jabones y aceites.

Determinación del aceite: proporción de la sosa cáustica

Ahora que la zona de trabajo, el material y los ingredientes están listos, debemos decidirnos por una receta y además, la disolución de la sosa cáustica debe estar hecha y puesta a enfriar. El proceso para fabricar sosa (disuelta en agua) es simple, aunque requiere atención. Simplemente remueve la sosa cáustica en agua hirviendo hasta que esté completamente disuelta, después retíralo para que se enfríe.
La cantidad necesaria depende de la combinación de aceites, y se puede determinar utilizando una calcuradora de sosa online- o con el índice aritmético en Páginas del jabón hecho en casa de Miller, que aportan unas tablas de saponificación completas.
Existen un montón de recetas de jabón disponibles online para principiantes. Además, éstas pueden ser modificadas a tu gusto- esto es razonable, ya que la determinación del volumen de sosa / agua puede ser difícil para aquellos con poca experiencia. A continuación hay una receta básica y estándar que requiere poca habilidad y esfuerzo para seguirla:

RECETA SIMPLE DE JABÓN

Soap Making Workshop900 g /32 onzas de Aceite de Palma (34%)
765 g /27 onzas de Aceite de Coco (29%)
450 g / 16 onzas de Aceite de Marihuana (17%)
425 g /15 onzas de Aceite de Oliva (16%)
113 g / 4 onzas de Mezcla de Aceites Esenciales (4%)
1-2 chucharadas de purpurina pétalos o semillas para decorar
370 g/ 13 onzas de Sosa Cáustica (Hidróxido de Sodio)
850 g/ 30 onzas de Agua Destilada

El proceso de saponificación

Debemos pesar los aceites y colocarlos en recipientes listos para su uso. En la fabricación de jabón todos los ingredientes deben pesarse, ya sean sólidos o líquidos.
Los aceites grasos pueden ponerse directamente en la cazuela y calentar ligeramente; una vez disueltos, se pueden añandir los aceites restantes (excepto las fragancias o aromas esenciales).
Cuando los aceites estén totalmente mezclados y líquidos, y la temperatura sea de aproximadamente 100º C (212 F), apagamos el fuego de la cocina, y añadimos lentamente la lejía disuelta en la cazuela.
Recuerda que hay que remover la mezcla constantemente.
Mientras la mezcla se enfría y la lejía reacciona con los aceites, el líquido de la cazuela se irá haciendo más espeso y viscoso- esto es el comienzo del proceso de saponificación. Llegados a este punto, bate la mezcla en pequeños lapsos de tiempo (unos 5 segundos) con la batidora eléctrica, removiendo con suavidad y rebañando los bordes entre cada batida. Con cada batida, la mezcla se irá haciendo cada vez más viscosa.

Los toques finales

Una gran variedad de flores secas, semillas y otros productos pueden añadirse para aumentar su atractivo visual y añadir aroma © Hecuba´s Story)
Una gran variedad de flores secas, semillas y otros productos pueden añadirse para aumentar su atractivo visual y añadir aroma © Hecuba´s Story)
Cuando la mezcla esté casi fría, se pueden mezclar los aceites esenciales y aromáticos lentamente, usando una cuchara mejor que la batidora. Después, se pueden mezclar los detalles decorativos, como los pétalos, las semillas o incluso se pueden moler hojitas de marihuana. Ahora el aroma de tu producto acabado ya se apreciará.
Por ultimo, se pueden añadir colorantes, con una amplia gama de técnicas y métodos para aportar mayor vistosidad.
Para conseguir un efecto mármol, echa un poco del jabón en un molde, y añande tinte mezclándolo bien. Después vierte lentamente más jabón en el molde, usando una espátula para conseguir el nivel deseado de mezcla. Los jabones se pueden dejar en el molde durante unos días hasta que estén completamente asentados, y se deben dejar secar durante un máximo de 3 semanas para eliminar todos los restos de sosa del proceso de saponificación.
La simplicidad y flexibilidad de este método ha ganado muchos fans, y además el beneficio de poder controlar el contenido de los productos para el cuidado de la piel que nosotros y nuestra famillia utilizamos a diario. La receta que mostramos arriba no contiene ninguno de los aditivos preocupantes como puede ser el Laurylsulfato de Sodio SLS, el cual está onminpresente en los productos comerciales y que ha estado implicado en problemas de salud y medioambientales.
Además de nuestra tranquilidad, fabricar nuestros propios productos cosméticos puede representar un notable ahorro anual, y puede ser una experiencia gratificante para compartir con amigos y la familia. Una vez que la técnica para hacer jabón haya sido controlada, existen cantidad de recetas a base de cáñamo de champús, lociones, hidratantes y aceites para masajes para poder probar. ¡Con un poco de tiempo y esfuerzo, es posible crear una gama completa de cosméticos y evitar tener que comprar productos comerciales!

Fuente:   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.